Por qué no hacer como regalo un perro o un gato en Navidades

Antes de hacer como regalo un perro o un gato por las fiestas navideñas, tienes que plantearte las obligaciones y los gastos que estos implican. Cuidar de una mascota requiere tiempo, esfuerzo y dinero. Por ello, antes de regalar un animal a una persona, por muy buenas que sean las intenciones y muy especial que pretendamos que sea el regalo, pensémoslo dos veces. Y, sobre todo, asegurémonos de que la persona que reciba el regalo está dispuesta y preparada para darle una buena vida.

Antes de hacer como regalo un perro o un gato…

Hay requisitos que son de obligado cumplimiento y que deben ser considerados antes de regalarle una mascota a alguien. Porque, recordemos, un perro o un gato es un ser vivo, no es un juguete que no siente ni padece. Se convierten en un miembro más de la familia al que hay que cuidar, darle cariño y mantener una higiene y alimentación adecuada.

Para muchas personas es una compañía imprescindible en su vida. Pero muchas otras no le dan la importancia que merecen. Pensar que será un bonito regalo de Navidad, sin considerar lo que implica su cuidado, es un error que cometen muchas personas. Por ello, cuando ven que no son capaces de mantenerla, la abandonan.

Requisitos y disposición

Regalo un perroAntes de hacer este regalo, es necesario considerar si todos los miembros de la familia están de acuerdo y serán capaces de responsabilizarse del animal. Pues es un cambio que afectará en la rutina y el funcionamiento del hogar.

La persona a la que vaya dirigido el regalo tiene que haber expresado su deseo de tenerlo y disposición de cuidarlo. Tanto él como los miembros con los que conviva.

Tampoco hay que olvidarse que en la familia de la persona a la que queremos regalarle el animal, puede que haya alguien alérgico al pelaje de los animales.

Adoptar un cachorro es un proceso que debe realizarse a una edad concreta del animal. En el caso de los perros, estos tienen que tener al menos 8 semanas de vida y no más de tres meses. A los gatos, por otro lado, es recomendable hacerlo cuando tengan menos de siete semanas. De lo contrario, podrían surgir efectos negativos en el animal que afecten a su adaptación y socialización.

Por otro lado, hay que tener en cuenta las condiciones en las que viva y su estilo de vida. Si es una persona que viaja mucho no es compatible con tener una mascota. Un animal necesita estabilidad y no puede ampararse en dejarlo al cuidado de alguien cuando se ausente. Los animales se encariñan y se acostumbran a sus dueños. Por lo que ese tipo de cambios les produce un enorme estrés.

Hablando de Navidades…

A un cachorro le produce mucho estrés el ajetreo de las fiestas y la cantidad de gente a la que conocerá. El nuevo miembro de la familia necesita tranquilidad y tener su espacio propio para adaptarse bien.

Asimismo, la ocupación de las personas en las fiestas aumenta, por lo que no podrán dedicarle el tiempo que necesita. Y, a la vez, el can se acostumbrará a estar siempre en compañía, lo cual le perjudicará a la vuelta a la rutina laboral.

Los niños son muy demandantes de mascotas

Es cierto que los niños suelen crear unos vínculos muy fuertes con sus mascotas. No obstante, no deja de ser una decisión que debe ser muy meditada. Hay que sopesar que al principio puede estar muy ilusionado y pendiente del animal, pero si se trata de un capricho su interés irá decreciendo conforme deje de ser una novedad.

Por ello, hay que concienciar previamente a los pequeños de la casa de que una mascota no es un juguete. Que se trata de una responsabilidad que requiere esfuerzo, cuidados y afectos. Por eso, la decisión de acogerlo no puede basarse solo en la ilusión del niño.

En el mismo sentido, quizás los padres no quieran o no puedan mantener una mascota, por lo que en el futuro se verán en la obligación de abandonarlo o darlo a otra familia. No olvidemos que los niños no dejan de ser niños y en ese sentido el compromiso recae en los adultos.

Condiciones del hogar

Regalo un perroEs muy común que la persona elija al animal porque le parezca adorable pensando que será perfecto como regalo navideño. Sin embargo, hay que plantearse cuál es la raza adecuada para la persona a la que va dirigido.

Para un perro grande hay que considerar el tamaño de la casa en la que vivirá y el espacio que tendrá para moverse. Si no es suficiente, habrá que decantarse por uno de raza pequeña.

Por otro lado, ¿se puede permitir económicamente esa familia los gastos que supone el cuidado del animal?

El coste que implica una mascota

Calcular previamente el gasto que supone adoptar una mascota es una buena manera para que su futuro dueño no se lleve engaños y evitar abandonos.

Los costes reales dependerán de muchos factores tales como el tamaño del can y la calidad de los productos. También influye la zona en la que vivamos o el estilo de vida de la familia. Pero os dejamos los precios aproximados de lo que supondrá el cuidado de un perro.

Un perro requerirá un gasto entre los 700 y los 1500 euros anuales

La inversión que se llevará a cabo durante el primer año de vida de la mascota será la mayor. Las primeras vacunas, los artículos de alimentación o los útiles para llevarlos de paseo serán una adquisición duradera.

La alimentación de un can supondrá un gasto entre 20 y 70 euros al mes, en función de la cantidad y la calidad. Y el comedero y el bebedero necesarios entre los 5 y 40 euros.

Es muy importante mantener una correcta higiene del can. Si lo bañamos nosotros mismos en la casa, un champú cuesta entre 10 y 50 euros. Además de un acondicionador en el caso de que sea necesario para los pelajes largos y/o rizados.

Mantener una adecuada salud del animal requerirá chequeos bianuales, cuyo coste puede suponer unos 25-35€ por consulta. Pero además de estos, son necesarias vacunas anuales cuyo precio varía. La inyección para la rabia cuesta unos 25€, mientras que la polivalente (la que incluye antídotos contra patologías como el moquillo o la parvovirosis, entre otras) requerirá de unos 50€. La desparasitación dependiendo del tamaño de animal y del tipo administrado variará entre los 10 y los 30 euros. Esta no es obligatoria aunque sí recomendada por los veterinarios. Asimismo, recordemos que antes de que cumpla los tres meses es obligatorio implantarle el chip canino, que cuesta entre los 40 y los 60 euros.

Para disminuir los costes sanitarios, puede contratarse un seguro médico para la mascota. Este supondrá un coste de entre los 30 y 90 euros, en función de su tamaño, la raza y el estilo de vida que lleve.

Para su tiempo de ocio

El coste del collar y la correa, en función de su calidad, varían entre los 10 y los 70 euros. En este aspecto, muchos dueños pasean a sus mascotas ellos mismos. Pero en los últimos años ha crecido la demanda de cuidadores cuya tarifa se encuentra alrededor de en unos 8€/hora.

Los juguetes pueden rondar entre los 5 y los 30 euros, mientras que las camas no bajan de los 15 y se pueden encontrar de hasta 60€. Asimismo, si se quiere tener a la mascota en un lugar abierto, necesitará de una caseta, la cual puede costar unos 50€.

Mantener un gato supone menor coste

Regalo un perroEn el caso de los mininos conllevan menos gastos puesto que mantienen su higiene ellos mismos y no es necesario sacarlos de paseo.

No obstante, requieren igualmente productos alimenticios, cuidados sanitarios y una caja de arena para sus necesidades. Asimismo, serán necesarios ciertos artículos complementarios para su ocio y realización de ejercicio físico.

Por ello, los gatos costarán alrededor de unos 600 o 1000€ al año.

Y recuerda…

En ningún momento te estamos queriendo transmitir que no debes regalar un animal, pero que lo hagas con conciencia. Conociendo el esfuerzo que implica en todos los sentidos su mantenimiento. Si a pesar de las recomendaciones, requisitos y cifras que hemos proporcionado quieres y estás completamente seguro de que el animal estará en buenas manos, preferiblemente no compres y adopta. Le darás una segunda oportunidad a alguien que te lo agradecerá el resto de su vida.

En 2016 fueron abandonados 137.000 mascotas, no contribuyas con tu regalo. En España queda mucho trabajo por hacer para sensibilizar a la población.

Por todo esto, comparte esta información con todos tus conocidos para concienciar de lo que supone dar como regalo un perro o un gato.